Gentrificación

En el enlace que presento a continuación muestra, de manera resumida, las zonas con las gentrificaciones más notables.

 

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/entorno-habitable/2016/06/28/gentrificacion-urbana-barrios-infieles.html

Anuncios

Gentrificación en un caso extremo.

Compartiré un video donde se muestra un sector de Bogotá, Colombia, llamado el Bronx, un lugar escalofriante donde se hacían todo tipo de cosas.

Cuesta creer que en la capital de un país, se encuentren lugares así y como se observara en el video, al lado de este barrio se encuentran unas zonas decentes donde habitar.
Estas personas que viven aquí muchas ya fueron desplazadas por otras situaciones que vive Colombia como es la guerra en los campos y al ser desplazados no le quedan de otra que vivir en sitios así.

Este me parece un gran ejemplo de gentrificación y  abrirá los ojos de muchos para ver la realidad de sitios tan bajos y pobres como el que verán a continuación.

¿Por qué los japoneses no quieren practicar sexo?

japonesas-sexo-644x362

Este es un artículo que encontré en la página del periódico ABC, me parece interesante compartirlo, ya que encuentro relación con la modernidad y como la sociedad va cambiando y se va moldeando con respecto a la tecnología.

Los jóvenes japoneses han renunciado a ennoviarse, a casarse y, sobre todo, a practicar sexo. La razón de tan llamativa negativa es que consideran que el amor es un obstáculo para su carrera. Japón se ve afectado por lo que se conoce como «sekkusu shinai shokogun», es decir, el «síndrome del celibato». Los datos afirman que uno de cada dos estudiantes sigue manteniendo la virginidad, mientras que el 60 por ciento de los jóvenes se niega en rotundo a mantener relaciones íntimas.

Abigail Haworth publica en «The Guardian» los resultados de una encuesta realizada entre jóvenes nipones por la Asociación Japonesa de Eduación Sexual: el 40 por ciento de los estudiantes confirmó que era virgen, mientras que 35,1 por ciento de los adolescentes entre 16 y 19 años afirmaron no estar interesados en el sexo. Las cifras se han duplicado desde 2008, cuando el porcentaje no interesado en las prácticas sexuales era de un 17,5.

Al margen de lo curioso que puede resultar este hecho, Japón puede verse afectado por esta «moda de celibato». La tasa de natalidad de este país es la más baja del mundo, algo que no se corregirá en los próximos años como los jóvenes sigan evitando el sexo. El año pasado, poco más de un millón de recién nacidos vieron la luz en tierras niponas, la cifra más baja de los últimos 16 años. Los expertos han calculado que, si la tendencia se mantiene, la población de la isla japonesa –que actualmente cuenta con 126 millones de habitantes– se verá reducida en un tercio.

Las «personas herbívoras»

La compañía de seguros Meiji Yasuda ha revelado los resultados de una encuesta en la que la tercera parte de los hombres menores de 30 añosnunca ha salido con una mujer. Es más, el 45% de las mujeres y el 25% de los hombres menores de 24 años afirmó «no tener interés en el sexo». Esta falta de motivación es tan común que el experto en planificación familiar Kunio Kitamura ha ideado un término para específico para ellos: «soshoku danshi», es decir, «personas herbívoras» en alusión a su falta de deseo carnal.

Prefieren el sexo virtual

Una de las partes más impactantes del estudio es la que revela que la razón por la que los jóvenes no son propensos al contacto más íntimo es su preferencia por el sexo que pueden encontrar a través de internet o muñecos cibernéticos. Un panorama alarmante fruto de una sociedad cada vez más adicta a la realidad virtual, algo a lo que se suma la idea que los jóvenes tienen de que el sexo les distrae de su ascenso laboral.

Para las mujeres es prácticamente imposible conciliar la vida familiar con su puesto de trabajo. De hecho, existe un proverbio japonés que dice: «el matrimonio es la tumba de la mujer». Además, el país nipón sigue tildando el sexo como un tema tabú y la mayoría de sus habitantes no habla de su vida íntima. Destaca la encuesta realizada por el Ministerio de Salud en la que se refleja que el 90% de los estudiantes no recibió más que un «suficiente» en educación sexual.